Archivo del sitio

¡Qué menos que un post!

Intentaré ser breve ya que entiendo que este no es el lugar para hacer lo que voy a hacer, que es agradecerle de corazón a Elsa Sánchez la ayuda de gran valor que me ha prestado durante mis estudios.

Elsa no era una de las docentes del posgrado de “Experto en Gestión de Comunidades Virtuales: Community Management” que estaba cursando, sino mi compañera en algunos de los cursos, aunque he de decir que algunas de las materias podría haberlas impartido ella perfectamente. Esto no es lo que se conoce vulgarmente como “peloteo”, sino un simple reconocimiento a los buenos profesionales y mejores compañeros.

Estoy segura de que muchos de mis otros compañeros piensan igual que yo, ya que ella ha prestado su ayuda desinteresadamente a todo aquel que apuntaba cualquier tipo de duda o problema en el campus virtual, cosa que ocurría todos los días, vamos, que estoy segura de que la habremos tenido más estresada de la cuenta :-)

Aún no tengo el gusto de conocerla personalmente (aunque espero poder tomarme esa ansiada cerveza muy pronto con ella y con el resto de compañeros),  pero por su dedicación, su capacidad de trabajo, su excelente manera de explicar, su constancia y su tesón a la hora de encontrar soluciones sería el profesional que yo desearía tener en mi empresa, si es que la tuviera, claro.

Tampoco quiero olvidarme del resto de compañeros, que igualmente me han ayudado en los estudios y a calmar los ánimos en los momentos más estresantes, gracias Carmen, Pepe, Chema, Tanya, Laura, Carlos, Eva y Juan, ¡sois unos soletes! (a todos en general, es que éramos muchos…)

Todo esto que acabo de escribir es otra de las razones por las que ha merecido la pena el esfuerzo.

Y ya me dejo de tanto sentimentalismo y reflexión, ¡hombre ya! :-), para centrarme el tema que me ocupa, el Community Management.

¿Soy experta?

Pues sí, tras nueve meses cursando el posgrado ya puedo decir que “soy experta”, aunque esto suena bastante rimbombante y, además, no atiende a la realidad. Es absurdo pensar que por el simple hecho de haber estado estudiando una materia durante unos meses te conviertas automáticamente en experta, si bien es verdad que los conocimientos adquiridos a base de trabajo diario han sido abundantes y de calidad.

En el título que obtendré previo pago de 100 € a la Universidad Politécnica de Madrid (muy baratito, por cierto…), indicará que soy “Experta en Gestión de Comunidades Virtuales: Community Management”. Fue este nombre por lo que en parte me decidí a realizar este posgrado y no otro (la oferta de este tipo de formación ha crecido, pero en octubre de 2010 era bastante más reducida), puede parecer absurdo, pero desgraciadamente en los modelos de currículum vítae que se utilizan hoy en día en España no hay lugar para expresar adecuadamente lo aprendido en un curso, máster o posgrado, así que el nombre debí ser lo suficientemente elocuente para que una empresa se fijara en mi perfil y no en otro. Evidentemente, no fue esa la única ni la principal razón para decantarme por esta enseñanza, sino que fueron los contenidos, el profesorado y el precio.

La necesidad de diversificar profesionalmente fue el motivo más importante por el que me decidí a retomar los libros (léase estar delante de la pantallita todo el día). Cuento esto porque, trascurrido todo este tiempo, si bien ese objetivo sigue estando presente, éste se ha diluido entre las experiencias y sensaciones que he ido teniendo día tras día. Me he dado cuenta de que nunca hay que dejar de estudiar, que hay que actualizarse continuamente para poder sobrevivir en un mercado laboral cada día más competitivo, pero lo más importante, he sentido que aprender es un gustazo. Aunque este esfuerzo, tanto económico como personal, no me sea útil profesionalmente hablando, habrá merecido la pena porque me ha abierto los ojos al mundo, a otro mundo…. al de las TIC, al del trabajo colaborativo, al de la inteligencia colectiva, al de hay mil formas para hacer una misma cosa, al de los frikis (sí, también a este), al de comunicar y conectar con las personas con tan solo 140 caracteres, al de las conferencias rodeada de gente enganchada a su smartphone o su tablet, a la comunicación bidireccional, al de gurús que, como dice “La Conchi”, no hablan con nadie (no iba a ser todo bonito…), en fin, puedo decir que estoy feliz de haber pasado seguramente los nueve meses más estresantes de mi vida.

Gestión de Comunidades Virtuales, Redes Sociales Aplicadas a Gestión de las Organizaciones, Infotecnologías, Marketing de Nueva Generación y Software Libre y sus Aplicaciones para las Organizaciones han sido los cinco cursos que he tenido que superar para poder obtener el título, un título que estoy segura no habría podido conseguir sin la ayuda inestimable de profesores y compañeros, bueno, y la de amigos que han sabido dar respuesta a cada pregunta que les lanzaba. Mención especial para tres de los profesores, Fernando Checa, David Enríquez y José Manuel Rodríguez, ya que me han hecho disfrutar de los cursos gracias a la metodología eminentemente práctica y adaptada a los conocimientos de cada alumno, bravo por ellos.

Para terminar una pregunta: ¿Existe burbuja en torno al Community Management? Evidentemente sí, pero como apuntaron en uno de los cursos, una vez que las burbujas explotan, la tecnología pervive, no desaparece, sino que se ajusta más a la realidad. En fin, espero no flotar durante mucho más tiempo en esta burbuja y encontrar mi sitio pronto dentro del universo de la Web 2.0 :)

Os dejo también un documental de cómo los medios sociales están cambiando el mundo que es simplemente alucinante.

El porqué del post “Andalucía… ¿modelo de social media?

Creo que tengo que explicar a mis “aún no lectores” el porqué del post “Junta de Andalucía… ¿modelo de social media?”, y digo mis “aún no lectores” porque todavía no he difundido este blog, pero en algún momento lo haré y entonces los lectores no entenderán cuál es la relación de Fernando Sáez Vacas con la Junta de Andalucía.

Dicho post da respuesta a uno de los ejercicios que me han pedido que elabore dentro del curso de “Infotecnologías, Comunicación y Contenidos en la red 2.0”, perteneciente al postgrado de “Experto en Gestión de Comunidades Virtuales: Community Management” que estoy cursando en CEPADE. La unidad didáctica sobre la que versa dicho ejercicio gira en torno a las teorías que Sáez Vacas y Antonio Fumero plasman en sus libros “Más allá de internet: la nueva Red Universal Digital” y “Web 2.0” respectivamente. He de confesar que mi análisis sobre el caso de la Junta de Andalucía y su relación con las TICs no ha sido casual, sino que se ha producido producto de mi incapacidad para entender y asimilar muchos de los conceptos tratados en los libros anteriormente citados y, por lo tanto, la imposibilidad de ahondar en los modelos de complejidad referenciados en los textos de ambos autores. Soy Licenciada en Historia del Arte y aunque mi relación con las TICs se está estrechando cada vez más en los últimos meses, soy incapaz de poder entrar en profundidad en ciertos conceptos que, a día de hoy, me parecen “de otra galaxia”.

Un confesión más que he de hacer es que si bien mi intención era la de abordar el caso de la Junta de Andalucía desde un punto de vista crítico, no he podido hacerlo tal cual, ya que al empezar la investigación sobre las acciones que se están llevando a cabo por parte del Gobierno Andaluz me he encontrado con varias iniciativas que, si bien no cubren la totalidad de necesidades en cuanto a las TICs se refiere, si que se atisba un esfuerzo por llegar a la integración total de las mismas en la sociedad andaluza.

Y para concluir, os dejo un vídeo que acabo de visionar y que me ha sorprendido muchísimo, no tanto por las “declaraciones incendiarias” de Antonio Fumero, mi profesor del curso del Infotecnologías, y que comparto en cierta medida, sino porque me he dado cuenta que nos une algo, la cerveza Cruzcampo :-)