Archivos Mensuales: diciembre 2010

Formación para llegar a ser Community Manager

Como comentaba en el anterior post, depués de tomar la decisión de regresar a mis años de colegiala, inicio una intensa búsqueda de formación.

Lo primero que pienso es: “bien, el Estado ofrece becas para que los desempleados hagamos másteres, ¡qué suerte tengo!”. Demasiado bonito para ser verdad… Ni más ni menos, justo un mes de mi tiempo consumí en buscar, llamar (casi siempre a 902 con el consiguiente coste), enviar correos, etc., para darme cuenta de que por h o por b no podía acogerme a dichas ayudas. La formación oficial de social media, gestor de contenidos o community manager es relativamente nueva, no existe ningún máster oficial impartido en universidades públicas sobre la materia, no hasta la fecha en la que yo estuve investigando, si bien, hay que decir, que son numerosas las universidades que cada día se están subiendo al carro de la web 2.0

Estuve apuntito de matricularme en el “Máster Online en Buscadores: marketing y posicionamiento” de la UPF, pero afortunadamente no lo hice. Y digo afortunadamente porque más tarde he tenido la oportunidad de asistir a un taller de SEO y SEM, y aunque obviamente ambas técnicas de posicionamiento tienen relación con las estrategias de Community Management, para mí, por el momento, son materias difíciles de digerir…

Cerrado el capítulo de becas del Estado (ya que si eran másteres de título propio no abonaban la totalidad del coste del máster y, si por casualidad te denegaban la beca, no podías rechazar la matrícula ya que el curso estaría iniciado), pensé en la única solución que me quedaba: gastarme la pasta.

Elaboré un documento con aquellos cursos que más me interesaban y finalmente me decidí por el postgrado de Experto en Gestión de Comunidades Virtuales: Community Managementde CEPADE, que pertenece a la Universidad Politécnica de Madrid. Actualmente, estoy cursando las asignaturas de “Experto en Gestión de Comunidades Virtuales: Community Management” y “Redes Sociales aplicadas a la Gestión de Organizaciones”.

No voy a negar que a la hora de tomar la decisión de formarme en una universidad, me invadió ese conocido sentimiento español llamado “titulitis”. Tampoco voy a negar que tener profesores y compañeros (¡gracias chicos!) que te resuelvan todas las dudas que tengas ayuda y mucho, pero lo que sí que es cierto es que, por el momento, y en mi opinión personal, la formación reglada no es imprescindible para llegar a ser community manager. Prueba de ello, es que la mayoría de los que hoy ejercen dicha profesión no poseen títulos académicos sobre la materia, lo cual no quiere decir que no estén formados ni sean verdaderos profesionales, todo lo contrario. Son gente que vienen apostando por las redes sociales desde hace años y que cada día investigan sobre cualquier tema relacionado con la web 2.0, asisten a eventos, escriben artículos en sus blogs, son gente que vive enganchada a la red.

Formación si o no y qué perfil debe tener el profesional de las redes sociales son los dos principales debates que giran en torno a dicha profesión.

Para terminar, una reflexión: no tengo duda alguna de que se está generando una burbuja en torno a la figura del community manager, si bien, tampoco tengo duda de que las redes sociales no son una moda, sino que han venido para quedarse, quizá no tal y como las conocemos hoy en día, ni tampoco con ese mismo nombre, pero como dijo @yoriento, las redes sociales no son más que personas, y las personas, no vamos a desaparecer.

Y para terminar, os dejo nuevamente un vídeo. Fue el primero que Fernando y David, dos de mis profesores del postgrado, nos ofrecieron a través del campus virtual y con el que supieron crear una gran expectación por lo que había por venir…

De Documentalista a Community Manager

La cosa va de preguntas. Otra de las que frecuentemente me formulan es: “¿cómo llega una documentalista a interesarse por las redes sociales y el Community Management en general?”. Y la respuesta es bien sencilla: por un lado, siempre he estado interesada por las redes sociales, y puede decirse que las uso desde hace algunos años, aunque ahora me doy cuenta que ni he utilizado todas la que debiera, ni a las que he utilizado les he sacado provecho, pero eso es otra historia; por otro, estoy desempleada desde hace algún tiempo y creo el reciclaje profesional es una posible solución. Día a día, he estado llevando una búsqueda de empleo activa al 100%, haciendo realidad aquello de “buscar un trabajo es un auténtico trabajo”. Puesto que soy documentalista de profesión, una de las páginas que consultaba a diario, y puede decirse que hora a hora, era la de RecBib. Ahí, además de encontrar ofertas varias sobre el mundo de la Documentación y la Biblioteconomía, veía frecuentemente ofertas de community manager, social media, gestor de contenidos, etc., y claro, las primeras veces me preguntaba, y con perdón: “¿qué coño es esto?. A partir de ese momento, fui informándome, leyendo, preguntando, volviendo a leer y a preguntar…

Colaboré con dicha página editando un artículo personal para su sección “24 horas con”. En el artículo, que publicaron el día de la huelga general, relataba un día completo de mi vida, de mi vida de desempleada. En él decía: “ando liada intentando vislumbrar cómo será el documentalista del futuro para poder completar mi formación, ¿quizá sea el documentalista digital?”. Aún no sabía el berenjenal en el que me iba a meter poco después…

Gracias al artículo, contacté con Julián Márquina, community manager en Baratz y director en RecBic. Él me ayudó mucho y respondió estoicamente a las numerosas dudas que me iban surgiendo. Conclusión: me lanzo, voy a ponerme a estudiar de nuevo, y pienso… puff, ¡qué pereza! (aunque hora me alegro y mucho).

A partir de ahí, empieza una auténtica odisea, la de buscar una formación que me guste, que se adecue a las necesidades del mercado, que no sea un máster de dos años y, si puede ser, que cumpla los requisitos para ser subvencionado por el Estado dentro de su programa de becas de matrículas en másteres para titulados en desempleo. Esto último no pudo ser, fue misión imposible, el porqué lo contaré en el próximo post, que por hoy me he extendido demasiado…

Intentaré, en la medida de lo posible, enlazar un vídeo por post. El de hoy, a simple vista, parece no tener relación con el tema que le precede, pero la tiene. La crisis nos ha llevado a muchos a replantearnos nuestro futuro laboral, y para entender por qué hemos llegado a este punto, quien mejor que Leopoldo Abadía para explicarnos con un toque de humor cómo unos pocos se han forrado a costa de muchos. Estar con el ceño fruncido no va a mejorar las cosas, así que mejor sonriamos.

¿Community qué?

El nombre del blog… sí, lo sé, raro, feo, quizá confuso, y seguramente tampoco sea la mejor elección para conseguir un buen posicionamiento en buscadores, pero lo elegí porque desde hace más de tres meses no sé cuántas veces me han formulado la preguntita del millón.

Familiares, amigos, antiguos compañeros de trabajo: todos ellos, cuando me preguntan: <<¿tía, y tú, qué estás haciendo ahora?>>, y les respondo: <<pues mira, me he puesto a estudiar un postgrado de Experto en Gestión de Comunidades Virtuales: Community Management>>, lo que me dicen a continuación es: <<¿Community qué?>> . Es una reacción casi inevitable, porque a pesar de que es una profesión que está en boca de casi todos (más en los medios de comunicación que en las propias empresas), mi entorno, mi gente, nada tiene que ver con las nuevas tecnologías sociales, aunque poco a poco, a fuerza de preguntarme qué hago tantas horas frente a un ordenador, se van enterando de qué va la historia de las redes sociales.

No pretendo que “¿Community qué?” se convierta en el blog de cabecera de todos aquellos que quieran estar a la última sobre las nuevas tendencias y avances dentro de la web 2.0 (y en un futuro de la web 3.0 o web semántica), estoy segura de que no lo conseguiría, lo que me provocaría una gran frustración; además, para eso ya existen blogs de expertos como los de Enrique Dans y Antonio Fumero. Lo que pretendo con este espacio es mostrar los pasos que he ido dando y que daré en un futuro para ser una buena, mala o regular community manager. También quiero compartir con todo aquel que lo desee las herramientas que voy utilizando, los eventos a los que asisto, los artículos que me resultan interesantes, las dudas que me abordan, las historias que me van sorprendiendo, etc.; en definitiva, trazar una hoja de ruta que pueda ser de utilidad a todos aquellos que estén empezando a preguntarse qué es eso del Community Management y que no quieran morir “infoxicados” (lo advierto, yo ya estoy moribunda…). Pero sobretodo quiero que éste sea un lugar en el que poner en orden mis ideas y que me ayude a contactar con gente que se encuentre en el mismo punto del camino que yo, un punto sin retorno, porque como dijeron en una conferencia a la que asistí recientemente: “esto de las redes sociales no es el futuro, sino el presente”.